5 malas prácticas para evitar al volante

La DGT no para de estudiar nuevas medidas para prevenir los accidentes de tráfico, y es que aunque en los últimos 13 años la tendencia venía siendo muy positiva, en 2016 cambió y aumentó el número de muertos en carretera en nuestro país. Entre las medidas que se están barajando están:

  • Potenciar la conducción autónoma y perfeccionarla
  • Rediseñar el sistema de carné por puntos
  • Castigar más duramente a los conductores reincidentes y alcohol y drogas
  • Concienciar a la ciudadanía para aumentar su compromiso y colaboración en la seguridad vial.

Para averiguar los malos hábitos que tienen los conductores al volante, se ha realizado una encuesta a más de 3.000 personas que conducen al menos 2 o 3 veces por semana. Estas han sido las conclusiones obtenidas:

  1. Uso del móvil: ya no sólo se habla por teléfono sin el manos libres, también se envían y leen mensajes de texto mientras se conduce. A esto se le añade la costumbre de programar el navegador en marcha.
  2. Comportamiento peligroso para los ciclistas: aunque la mayoría considera peligroso no respetar la distancia de seguridad, lo cierto es que más de la mitad confiesa que lo han hecho en alguna ocasión y que incluso han invadido el carril bici.
  3. Consumo de alcohol y drogas: un 50% de los encuestados ha conducido alguna vez bajo los efectos del alcohol, incluso algunos lo hacen con frecuencia. Por suerte, la mayoría considera que es el mayor elevado riesgo de accidente, sólo por detrás del consumo de drogas. La parte más negativa de todo esto es que sólo 4 de cada 10 conocen la tasa límite legalmente permitida de alcohol en sangre.
  4. Uso del cinturón y casco: son muy pocos ya los que se atreven a conducir sin el cinturón de seguridad puesto, o sin el casco, en el caso de los motoristas.
  5. Consumo de medicamentos: aunque a la mayoría le parezca algo sin importancia, lo cierto es que conducir bajo los efectos de algún medicamento pone en riesgo la seguridad vial, aunque la gente no lo perciba así y lo siga haciendo.

Una vez mencionados los más graves, existen otros malos hábitos, no por ello menos importantes, que pueden poner en peligro la conducción:

  1. No respetar las señales de circulación
  2. No prestar atención a los pasos de peatones
  3. No utilizar el intermitente
  4. No mirar los espejos retrovisores
  5. Tener los neumáticos en mal estado
  6. Fumar dentro del coche
  7. Invadir la distancia de seguridad
  8. Apurar la reserva del depósito de gasolina/ gasoil
  9. Circular permanentemente por el carril de adelantamiento
  10. Conducir cansado más del tiempo estipulado
  11. No tener en cuenta las inclemencias del tiempo como la lluvia, nieve, niebla,…
  12. Escoger una mala postura al volante
  13. Confiarse en una carretera que recorres a diario
  14. Ser agresivo al volante
  15. Dejar pasar la fecha límite para pasar la ITV a coche

 

Desde Dinergia te recordamos que lo importante es llegar.

Fuente: Dinergia Información