8 razones para que su caldera sea de gasóleo

De todos los sistemas de climatización que existen, las calderas de gasóleo siguen siendo las más demandadas. Esto es debido a su alto poder calorífico y a la rapidez con la que pueden calentar un hogar.

Además, actualmente las calderas de gasóleo para calefacción y agua caliente ya no suponen un problema para el medioambiente, siempre y cuando se encuentren en un lugar abierto y la instalación esté debidamente homologada. También son las más seguras, ya que pueden funcionar a altas temperaturas sin tener un dispositivo especial. De hecho, la normativa europea exige que todas las calderas atmosféricas (aquellas que toman el oxígeno para producir la combustión desde el interior en el que se encuentran instaladas y evacuan los gases producidos sin ninguna ayuda adicional), sean de clase B, que consiguen un mayor rendimiento y respetan la capa de ozono.

El procedimiento es tan sencillo como utilizar el carburante como combustible para realizar su función, que será la de hervir el agua para generar vapor y por consiguiente, calor.

Para ello, sólo hay que planificar el pedido de gasóleo a domicilio, y de esta manera se controla el gasto de manera individual y se paga sólo lo que se consume.

A continuación detallamos las ventajas principales de este tipo de calderas:

  1. Instalación fácil y rápida
  2. Más económicas de adquirir que cualquier otro sistema: aunque la instalación sea de alta calidad, siguen siendo el sistema más barato del mercado.
  3. Menor desgaste de la caldera: al contrario que cualquier otro sistema, la vida útil de las calderas se alarga con el uso.
  4. Mayor seguridad: trabajan a una temperatura menor, lo que hace disminuir el riesgo de explosiones.
  5. Menor gasto de mantenimiento: la normas europeas no exigen inspecciones.
  6. Mayor ahorro y control del gasto: sólo pagas el gasóleo que consumes.
  7. Climatización amplia y más rápida del hogar: no hay que encenderla con antelación.
  8. Producen un calor que no reseca el aire de su vivienda: posibilidad de regular los grados deseados en cualquier momento y en cada habitación.

 

Fuente: Dinergia Información