8 seguros que darán tranquilidad al empresario

Para combatir el miedo de todos los empresarios a que su negocio sea atacado, hoy día los seguros ofrecen cobertura para toda clase de condiciones que puedan afectar a las PYME. No sólo se asegura la mercadería, también existen riesgos como huelgas, falta de suministros, pérdida de ingresos, etc., para los que un negocio debe estar preparado.

A continuación os enumeramos los más importantes para la tranquilidad del empresario:

1.- Seguro Multiriesgo: cubre los bienes materiales de la empresa (inmuebles, maquinaria, mobiliario y mercancías), su responsabilidad frente a reclamaciones de terceros y garantiza sus ingresos en caso de paralización de la actividad como consecuencia de un accidente.

2.- Seguro Convenio Mercantil Obligatorio, válido para todos los empleados de un comercio y que ofrece una indemnización en caso de muerte o incapacidad a todos ellos, además de cubrir los accidentes laborales.

3.- Seguro de Vida Obligatorio para todos los empleados por cuenta ajena, independientemente de la labor que realicen en la empresa.

4.- Ley de Contrato de Trabajo: aunque no es un tipo de seguro como tal, sí protege tanto al empresario como a sus trabajadores, además de tener en cuenta los riesgos laborales.

5.- Seguro de Accidentes Personales, protege a los autónomos y trabajadores independientes.

6.- Seguro de Garantías de Alquiler, no sólo garantiza la cobertura en caso de impago del alquiler o los impuestos, también incluye el incendio y la responsabilidad civil.

7.- Seguro Integral de Comercio, es de los más importantes de la lista pero no el más costoso para el empresario. Protege los riesgos propios de cada actividad comercial, además de indemnizar en caso de incendio, robo y por responsabilidad civil, como mínimo.

8.- Seguro para la relación con los proveedores, que debe ser firmado por ambas partes y enfocado a indemnizar al empresario por los perjuicios ocasionados en caso de que se incumplan las obligaciones que mantengan. Estas obligaciones pueden ser legales o contractuales. Dentro de esta categoría, el más utilizado es el Seguro de Caución, el cual el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por los perjuicios que sufra en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con éste.

Aunque es un seguro similar al de crédito, la diferencia radica en que, en el de caución es el deudor el que contrata (y paga) el seguro, figurando su acreedor como beneficiario. Pero sin duda, lo más recomendable es que cada empresario, además de los seguros obligatorios, contrate una póliza flexible que le de tranquilidad para su negocio y que se adapte a los riesgos que tenga el mismo.

Fuente: Dinergia Información