Etiquetas inteligentes que evitarán falsificaciones

 

      

Sabemos que hoy día se puede falsificar prácticamente todo. La compra de estas falsificaciones puede ser muy satisfactoria para nuestro bolsillo pero, en algunas ocasiones, puede ser perjudicial para nuestra salud.

En el mercado de las imitaciones ya se pueden adquirir desde unas zapatillas a un perfume pasando por piezas de coche o, lo más sorprendente, medicamentos. Y aquí es donde surge el principal problema porque muchas de estas medicinas contienen compuestos diferentes los que podrían estar provocando un millón de muertes al año.

Para evitar estas reproducciones falsas, la empresa Quantum Base, experta en desarrollar soluciones de seguridad cuántica, ha patentado un sistema óptico mediante el cual se pueden leer todos los detalles e irregularidades de los productos amplificándolos en superficies bidimensionales. Esta tecnología asigna a cada producto su propia “huella digital”, plasmada en una etiqueta que se podrá leer con un simple móvil y que delatará a las falsificaciones.

Esta etiqueta está compuesta de grafeno, un material muy fino, más fuerte y versátil, que fue galardonado con el Premio Noble en 2010. El grafeno tiene un átomo que transmite luz captable por una cámara y que deja ver las imperfecciones a través de los reflejos de brillo que éstas emiten. Esta luz será codificable en una secuencia de números parecida a una huella dactilar, prácticamente imposible de falsificar.

Este descubrimiento ya se está utilizando a través de una app de teléfono móvil. Esta aplicación escanea la etiqueta y la traslada a la base de datos de etiquetas 2D del fabricante correspondiente de forma que, si el código no se encuentra en la lista, el producto que tenemos en nuestras manos es completamente falso.

Las etiquetas se pueden colocar en cualquier superficie, lo que permite a todos los productores utilizar este sistema. De hecho, las etiquetas pequeñas podrían ser comestibles y recubiertas con medicamentos, y este revestimiento de los medicamentos y el embalaje permitirían la verificación de la cadena de suministro.

En la actualidad sólo se usa en algunos productos, pero se prevé que para el año que viene esta tecnología patentada ya sea pública y se aplique en todas las etiquetas.

 

Fuente: Dinergia Información