Innovar aprendiendo de los errores

Innovar está de moda, sobretodo en el campo digital. En España, sin ir más lejos, siguen creciendo día a día el número de Start Ups tecnológicas.

Un estudio presentado estos días por Spain Startup-South Summit muestra que los genios innovadores de hoy día van aumentando la calidad y supervivencia de sus proyectos aprendiendo de sus errores. De hecho, las llamadas “incubadoras” de emprendedores de nuestro país tienen una tasa de éxito en el primer proyecto del 50%, aumentándose ésta un 20% en el caso de los innovadores reincidentes de más de cuatro intentos.

Y es que uno debe aprender de sus errores y no cesar en el intento. Por eso, la mayoría de ellos triunfan cuando lo intentan en varias ocasiones, con el fracaso asumido y la experiencia adquirida.

Si segmentamos por género, sin duda los hombres lideran mayoritariamente los proyectos, con un 82% de emprendedores. Sin embargo, el éxito está más asegurado en el sector femenino, ya que sólo 3 de cada 10 Start Ups inventadas por mujeres fracasaron, frente al 58% del lado masculino que no llegaron a nada.

En comparación con otros países de la UE, en España podemos estar orgullosos de que consideren nuestros proyectos más sólidos y con un mayor desarrollo que los de nuestros vecinos.

A pesar de esto, siguen faltando fondos de inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) con base científica, el éxito empresarial parece ir lejos de esta investigación e innovación a largo plazo y está más ligado al marketing. De hecho, los inversores tienden a apostar por aquello que parece bonito y cuyo objetivo a corto plazo es maximizar el impacto en televisión, redes sociales, publicidad… Esto puede provocar que las Start Ups sean cada vez de menor calidad y haya más fracasos en este ámbito.

Para corregir esta tendencia, el objetivo debe ser crecer de forma sostenida, con modelos más fuertes y con una base de estudio importante, para que no desaparezcan con facilidad y sin dejar rastro.

Fuente: Dinergia Información