La tecnología está revolucionando la agricultura

Aunque esto de la tecnología no es nuevo para el sector agrario, la verdad es que van creciendo las oportunidades conforme se progresa en innovación, sobre todo en materia de sostenibilidad y productividad.

No han parado de nacer avances que han provocado un cierto miedo a los empresarios de este sector, que al final han tenido que ir rindiéndose a los nuevos inventos que han ayudado a adaptar los productos a las preferencias del consumidor, que hoy día se decanta por los productos sostenibles y más saludables.

Además, el uso del Big Data aplicado a los resultados de la explotación, ha hecho más fácil esta adaptabilidad a la gente del campo. En concreto, el análisis de macrodatos mejora y optimiza los resultados de la explotación.

La nanotecnología, por ejemplo, ha hecho posible que se conserven y estabilicen las vitaminas, proteínas o enzimas de los alimentos, aprovechando sus nutrientes.

Otro caso sería el de la creación de granjas de insectos, dedicadas a criarlos para generar biomasa, especialmente destinada a acabar con los residuos orgánicos de la agricultura, como los vegetales, el aceite,…

Y como no, los drones, que también son fundamentales para este sector, sobre todo para grandes superficies de campo, pero que requieren de su perfecto manejo e interpretación de los datos que transmiten. Entre las funciones a destacar:

  • Detectar las plagas o enfermedades y mostrárselas al agricultor a través de su ordenador o Tablet. De esta forma, puede valorar la situación y tomar medidas inmediatas.
  • Controlar el ritmo de crecimiento de las siembras, para poder tomar medidas si hay alguna involución.
  • Precisión a la hora de tratar un área muy concreta con algún producto, evitando que llegue a otros cultivos que no lo necesitan.

Para poder interpretar correctamente las señales y datos que envía el dron, existen ya software específicos que cubren todas las áreas de interés del sector: control y distribución de los fertilizantes, uso de fitosanitarios, calendario y control de costes, subvenciones agrícolas,…

Actualmente, los esfuerzos se estás dedicando a estudiar el sistema adecuado para hacer llegar los productos directamente del campo a la mesa del consumidor, eliminando intermediarios, algo soñado por el mercado desde hace mucho tiempo.

Y por último, destacar el uso de las impresoras 3D que, aunque parezca extraño, pueden resolver problemas de manera rápida y efectiva. Imaginemos que, por ejemplo, podemos sustituir una pieza estropeada de la máquina imprimiéndola directamente, sin esperar a un mecánico.

Aunque este campo aún no está muy avanzado, se considera uno de los que más puede ayudar al sector.

Fuente: Dinergia Información