Nuestro coche dispondrá de “historial” para control mecánico completo

El director de la DGT, Gregorio Serrano, ha valorado varias propuestas realizadas por Mapfre y Track Surveying Solutions destinadas a disminuir el número de accidentes que se producen en España anualmente.

            

Entre ellas, se incluye la necesidad de tener un historial de cada vehículo, que contenga los accidentes en los que ha estado implicado, las reparaciones o el estado en el que se encuentra. Aunque no será obligatorio, sí que es recomendable y se actualizará de manera digital. De hecho, los talleres que no dispongan de la tecnología necesaria, tendrá un tiempo para actualizarse y poder llevarlo a cabo.

Otra de las medidas a destacar, será la detección de los vehículos que circulen sin haber pasado la ITV. Esta vez se controlarán a través de los lectores de matrículas que hay instalados en las carreteras, dando un primer aviso al dueño del coche para que tenga la oportunidad de acudir a la inspección técnica antes de ser sancionado.

Y, por supuesto, seguirán aumentando el número de radares de velocidad y controles de alcohol y drogas, el principal motivo de accidente es nuestro país.

Existen casi 2 millones de vehículos circulando sin ITV

Para concienciar a los conductores de la necesidad de pasar la ITV , la DGT pondrá en marcha una campaña que se repetirá periódicamente. Estas campañas periódicas perseguirán sensibilizar a los conductores de la obligación de tener en regla la ITV. La DGT, dará información en los 1.500 paneles instalados en las carreteras.

Hasta este momento, cuando el radar detecta a un vehículo con exceso de velocidad, se verifica de manera automática si tiene la ITV al día y si dispone del correspondiente seguro obligatorio.

Se pretende ampliar el control no solo a través de los radares sino adicionalmente utilizar los lectores de matrículas presentes en toda las carreteras y en diferentes puntos de la red viaria.

En el momento en que se detecte que un vehículo no ha pasado la ITV , su propietario recibirá la correspondiente notificación de advertencia y subsane las incidencias existentes de tal forma que si no lo hace, el usuario será multado por la DGT.